miércoles, 4 de mayo de 2011

Ciclos que vuelven a comenzar...




Ver la sonrisa de Paula estos primeros 365 días de vida que nos ha compartido ha sido de las experiencias más maravillosas que nos ha dado oportunidad Dios de vivir a su lado. Aprendes muchas cosas como padre y otras tantas vas recordando de cómo cuando eras niño te gustaba ser o hacer, sin pretensión, sin pose y mostrándote auténtico ante la vida. Es la etapa más sincera de sentimientos y de ánimos. Por ello, va este pequeño recordatorio de la niñez, bien vivida y llena de experiencias únicas.

Qué es lo que más se extraña de esta etapa de la vida:
1. Que crees en Santa Claus y Los Reyes Magos y nadie se burla de ti.
2. El que te pusieran una estrellita en la frente cuando ibas en el kinder era motivo de orgullo.

3. Hacer pastelitos de lodo y llenarte de polvo era un gran entretenimiento en las tardes.
4. Acabar la tarea para ver televisión, era una hazaña digna de superarse.
5. Jugar "avioncito". Eso de pintarlo en el piso con un gis era divertido.
6. Ir a las fiestas infantiles, romper la piñata y aventarte por los dulces aunque te rasparas rodillas y codos.
7. El ser chimuelo te volvía lindo y curioso. Además "El Ratón de los Dientes" te traía una recompensa por ello xD
8. Una caja de crayolas y un libro de colorear era más que suficiente para entretenerte.
9. Tus superhéroes se llamaban simplemente: Papá y mamá.
10. La ingenuidad e inocencia que tenemos en esa etapa.

Y las cosas que no quisieras recordar:
1. Las tardes encerrados haciendo la tarea, porque a tu maestro amarguetas se le ocurrió castigar a todo el grupo.
2. El dilema de aprenderse las tablas de multiplicar. Y al día siguiente recitarlas ante todo el salón.
3. El suplicio de acabarse la ensalada de espinacas con brócoli y betabel. Y toditititita, porque si no, no salías a jugar.
4. El terror de las entregas de calificaciones, si reprobabas te "castigaban de por vida" sin salir, sin ver TV y sin comer dulces. NOOO!!! xD (y aguas si tus papás eran de mano pesada, hasta nalgadas te llevabas hehehe xD)
5. Las veces que lloraste porque todavía no te "salía" andar en bici o aprender a patinar.
6. Esas leyendas urbanas que nos asustaban: El coco, la llorona, la viuda negra, Eddie el de Iron Maiden (ahh perdón eso fue solo a mi).


Bien dicen que cuando tienes hijos te vuelves más vulnerable y sensible. Hoy simplemente le doy las gracias a Paula por hacernos volver a vivir una segunda infancia con sus primeros pasos, sus pequeños aplausos y sus carcajadas que inundan la casa de alegría. De ver su emoción y sus pequeños movimientos de baile al escuchar la canción de “Plaza Sésamo” o ver cómo se abraza de una sonaja de peluche en forma de león al dormir.

Gracias por recordarnos que nunca hay que dejar de sorprenderse por las cosas que nos tiene esta vida todos los días. Amén! :)


*La foto de hoy la titulé "Ciclos". Es una imagen mía (la de la izquierda) y de Paula (a la derecha). Paula fue captada oportunamente por su papá ;) quién tomó la foto.



2 comentarios:

  1. Simplemente hermoso, hasta me haces llorar =)

    Lupita R.

    ResponderEliminar